Si sos kirchnerista pero estás de acuerdo en la protesta contra la megaminería contaminante, podés ayudar a tu gobierno pegándote vos mismo.

PARA LEER TODAS LAS NOTICIAS SOCIOAMBIENTALES

domingo, 3 de abril de 2011

RAZONES QUE NOS PERMITEN OPONERNOS A LA ENERGIA NUCLEOELECTRICA

         Logo UAC, jpg.JPG
 Prensa Unión de Asambleas Ciudadanas Informa
 29 de marzo de 2011



PUNTOS DE PARTIDA PARA DESARROLLAR EN LOS TALLERES DE LA UAC (UNION DE ASAMBLEAS CIUDADANAS) SEGÚN LO DISPUESTO EN EL PLENARIO DE LA XV ASAMBLEA UAC, EN COLON, PROVINC IA DE ENTRE RIOS, EL DOMINGO 27 DE MARZO DE 2011.


                    RAZONES QUE NOS PERMITEN OPONERNOS
                           A LA ENERGIA NUCLEOELEC TRICA
A partir de 1986, los estudiantes patagónicos, en especial los de la provincia de Chubut, contaban con una herramienta para debatir si o no a la energía nucleoeléctrica a propósito del repositorio nuclear que la CNEA pensaba construir en Gastre. Investigamos cada uno de los ítems y publicamos “Las 40 razones” a página completa en todos los diarios locales. El movimiento antinuclear recibió un amplio apoyo de los medios de difusión, y en caso de que alguno fuera oponente, resultaba difícil que se negara a recoger nuestra opinión. Aquellas 40 razones hoy se convierten en 66 puntos, cada uno de los cuales permite debatir horas en torno a la cuestión nuclear y más de uno de esos puntos dio motivo a copiosa bibliografía. Son estos:
              1. La energía nuclear “no es barata”, es cara. Cuesta más la gestión de los residuos radiactivos que la energía misma (CEA-USA).
2. La energía nuclear “no es limpia”, es sucia e insegura. Miles de toneladas de residuos radiactivos no tienen destino. A la fecha, no existe repositorio de desechos radiactivos de alta actividad en el mundo. Algunos países, después de 66 años aún discuten su gestión definitiva. La Patagonia y el mundo los rechazaron. Los de corta y media actividad los arrojan aún al océano.
3.      La vida útil de las plantas nucleares es de 30 a 40 años. Luego se las decomisa, desarmando el reactor, enterrando sus partes, sellándola herméticamente y custodiándolas de por vida. De hecho se convierten en cementerios nucleares.
4.      Los residuos deben enfriarse por unos 25, 30 ó 40 años en piscinas ubicadas en la propia planta. Al cabo, pueden reprocesarse los desechos para obtener lo que queda de uranio y plutonio, pero deja muchos más residuos radiactivos, una escoria mortal, aún sin destino final.
5-     Reprocesar residuos radiactivos  provoca el impacto tóxico más despreciable conocido por el hombre, denominado “licor de brujas” por los propios barones nucleares. (Ref. Licor de Brujas, En la Patagonia No, Ed. Lemú, y www.machpatagonia.com.ar)
6-     Solo dos países reprocesan comercialmente. El resto se abstiene. Uno de ellos, Inglaterra, reprocesa en Windscale arrojando los residuos líquidos  “al Solway Firth a través de tuberías gemelas que los descargan bajo el agua más de tres kilómetros, mar adentro, a un ritmo de 500.000 litros por día”. (Walter C. Patterson, La energía nuclear (Nuclear Power, ediciones Orbis, Hispamérica). Por ahí se va el licor de brujas.  En tanto, “Estados Unidos ha demorado el desarrollo de plantas comerciales de reprocesamiento de material fisionable por dificultades técnicas, altos costos de construcción y operación, y abastos adecuados de uranio en el país” (G.T. Miller Jr. Ecología y Medio Ambiente).
7-     Han venido arrojando al mar tambores con residuos radiactivos, de corta y media actividad (autorización internacional de la OIEA para desprenderse del desecho),  garantizando la hermeticidad de los contendores por no menos de doscientos años. Muchos ya están abiertos, algunos de ellos se abrieron antes de los diez años, filmados por la televisión europea. No se castigó a responsables.
8-     El primer mundo no tiene respuesta. No existe aún repositorio nuclear definitivo de desechos radiactivos. Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Rusia, poseen miles de toneladas de escoria radiactiva y la mayoría  no decidió su destino final. Los que construyeron fracasaron (Caso Wash 1520, pozo Z 9 de Hanford, Estado de Washington. CEA-USA, “como un volcán a punto de erupción”. Fracaso de un repositorio nuclear de la mayor potencia atómica del mundo).
9-     Para el año 2000, Estados Unidos debía aislar del medio ambiente cientos de miles de toneladas radiactivas en sepulcros concebidos para 56.000 a 2.000.000 de años de hermeticidad. Pasó otra década y aún lo está estudiando.
10- No solo preocupan los 250.000 años de vida activa del plutonio. Expuestos al estroncio 90 ó  al cesio 137, con sus 30 años de vida media, son suficientes para producir el caso Goiania; el yodo 131 es uno de los radionucleidos involucrados en las pruebas nucleares atmosféricas, desde  1945. Se encuentra entre los radionucleidos de larga vida que han producido y continuarán produciendo aumento del riesgo de cáncer durante décadas y los siglos venideros. El yodo 131 aumenta el riesgo de cáncer y posiblemente otras enfermedades de tiroides. El yodo-129 (con un periodo de semi desintegración de unos 16 millones de años) se puede producir a partir del xenón-129 en la atmósfera terrestre, o también a través del decaimiento del uranio-238.
11- El estroncio 90 y el cesio 137 son tan letales como el equivalente a 1.000 bombas atómicas de Hiroshima. Y tal generación, tal poder, es lo producido durante un año por una planta nucleoeléctrica de 1.000 megavatios.
12- La radiactividad es una energía sutil. Sin humo, sin olores, incolora, sin sentido alguno que la pueda captar. Si una millonésima parte de un gramo de plutonio penetra en nuestro cuerpo ocasionará cáncer. El cesio 137, del tamaño de un botón, envuelto en una carcasa hermética de acero y plomo, puede ser detectado a 150 metros.
13- La radiactividad  es acumulativa. Si una ínfima partícula está en el pasto, la leche o la carne, llega al hombre a través de toda la cadena trófica, alterando las células de información genética, y de éste a su descendencia.
14- Igualmente si un radioisótopo toca el agua tendremos al pez grande comiéndose al chico con efecto multiplicador a lo largo de la cadena. El último de los eslabones suma la de todos los demás.
15-  Es tan sutil que investigadas 12 centrales nucleoeléctricas de EE.UU. por el Dr. E. Sternglass permitieron confirmar que “cualquier niño que nazca dentro de la región de 50 millas de una planta nuclear pacífica, tiene una posibilidad menos de lo normal de poder existir un año. (Estadística de 1972 confirmadas por la CEA Norteamericana: Drs. Arthur Tamplin y John Gofman. El Comité de Estadísticas Vitales de los EE.UU han ratificado el número anormal de muertes de infantes cerca de las 12 plantas investigadas).
16- En algunos países anularon concesiones para nuevas construcciones nucleoeléctricas.
17- En algunos países es obligación consultar por voto popular para instalar centrales nucleares.
18- En algunos países se paralizaron proyectos de reprocesado de combustible nuclear.
19- En algunos países el pueblo decidió rechazar centrales nucleares y cualquier instalación nuclear relevante. Por votación popular y/o de sus parlamentos, las deberán  desmantelar paralizando su actividad y gestionando los residuos.
20- En algunos países se estudian energías alternativas. Se invierte fuertemente en eólica, solar, maremotriz, hidroeléctricas de paso, geotérmicas, biomasa y otras. Se estudia desarrollar la energía de fusión, prevista para antes de mediados de siglo.
21-  Washington, Nevada y Texas fueron los tres estados norteamericanos preseleccionados para construir un eventual basurero nuclear. Los tres estados se opusieron movilizando a su pueblo
22- En la República Argentina son cada vez más los municipios declarados NO NUCLEARES. Algunas provincias cuentan con legislación no nuclear.
23- En este país son varias las provincias que legislaron contra la instalación de plantas nucleares y/o repositorios nucleares y/o tránsito de residuos nucleares.
24- La Constitución de la Provincia del Chubut, sancionada el 11 de octubre de 1994, es terminante: “Quedan prohibidos en la provincia la introducción, el transporte y el depósito de residuos de origen extraprovincial, radiactivos, tóxicos, peligrosos o susceptibles de serlo.”
25-  Las movilizaciones de 1986/96 produjeron las leyes patagónicas que impidieron la instalación del repositorio nuclear en Chubut al obligar a la Nación (Poder Ejecutivo) a consultar a las provincias (ley 24804); Chubut prevé en su carta magna el rechazo a instalaciones nucleares.
26- La ley nacional conseguida por los patagónicos dice: “Todo nuevo emplazamiento de una instalación nuclear relevante deberá contar con la licencia de construcción que autorice su localización, otorgada por la Autoridad Regulatoria Nuclear con la aprobación del estado provincial donde se proyecte instalar el mismo.  (Ley nacional 24804, artículo 11).
27- Otro logro había sido la constituyente de 2004 que había modificado el art. 41 de la Constitución Nacional, al prohibir el ingreso de residuos radiactivos al país.
28-  Los ciudadanos de cualquier provincia argentina, donde se pretenda ubicar una instalación nuclear relevante pueden recurrir a la ley 24804, artículos 11 y 12, (decisión de las provincias) y exigir que se respete la instancia participativa del pueblo de acuerdo con lo establecido en los artículos 19, 20 y 21 de la ley 25.675, Ley General del Ambiente; esto es, “artículo 19: Toda persona tiene derecho a ser consultada y a opinar en procedimientos administrativos que se relacionen con la preservación y protección del ambiente, que sean de incidencia general o particular, y de alcance general. Artículo 20: Las autoridades deberán institucionalizar procedimientos de consultas o audiencias públicas como instancias obligatorias para la autorización de aquellas actividades que puedan generar efectos negativos y significativos sobre el ambiente.
29-  El artículo 12 de la ley nacional 24804 permite discutir cualquier actividad nuclear relevante en la provincia designada porque generalmente esa actividad produce desechos radiactivos depositados en el sitio (y no temporariamente, como las colas que contienen el decaimiento del uranio 238); el uranio tiene una vida superior a los 700 millones de años. El artículo 12 dice: “Para definir la ubicación de un repositorio para residuos de alta, media y baja actividad, la Comisión Nacional de Energía Atómica propondrá un lugar de emplazamiento. Este deberá contar con la aprobación de la Autoridad Regulatoria Nuclear en lo referente a seguridad radiológica y nuclear y la aprobación por ley del estado provincial donde se ha propuesto la localización. Tales requisitos son previos y esenciales a cualquier trámite”. (la negrita y bastardilla es nuestra).
30- Debemos exigir que se respeten las leyes sobre remediación de minas de uranio. En algunos países minas a cielo abierto fueron clausuradas. Partículas de gas radón, que es radioactivo, se generan en las minas de uranio y con un viento de 16 kilómetros por hora recorren más de 1.000 kilómetros, antes de que decaigan a la mitad su cantidad original. Estas partículas son cancerígenas.
31- La Verne Usen que dirige el Servicio de Salud Pública de Shiprock, Nuevo Méjico, reportó  en 1980 un incremento del 85% de cáncer de pulmón. Confirmaron que 60 de las 70 personas con diagnostico de cáncer de pulmón eran mineros del uranio.
32-  El Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de Estados Unidos  concluyó que “el número de defectos en bebes que habitan en zonas próximas a minas de uranio que son explotadas en Utah, Nuevo Méjico, Colorado y Arizona es de 10 a 150 % mas que el promedio nacional en el resto del país.
33- Dentro de la colectividad de indios navajos no existía el cáncer, pero todos los que fueron mineros del uranio lo padecieron. Circunstancia que escandalizó a la comunidad científica de EE.UU.
34- En 1972 el Congreso de los Estados Unidos autorizó una importante partida de dinero para remediar las minas de uranio que quedaron abandonadas. En Gran Junction, Colorado, el aumento de niños nacidos con el paladar agrietado o partido se relacionaba con la contaminación radiactiva del lugar. En 1978 el mismo Congreso multiplicó por diez los fondos para la remoción de las colas de la molienda. Para entonces el Departamento de Energía de Estados Unidos había identificado 22 lugares nuevos contaminados con radiación que requerían urgente respuesta. En Argentina llevamos décadas esperando remediación.
35-  En Argentina existe el PRAMU, Proyecto de Restitución Ambiental de la Minería del Uranio, que hasta el día de hoy no se puso en práctica. En una parte del texto,  la propia Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) afirma que “Las colas contienen además metales pesados que están presentes en el mineral (por ejemplo, Pb, V, Cu, Zn, Cr), y otros compuestos adicionados durante el proceso, tales  como amonio, nitrato, solventes, etc. Así, si no se toman previsiones las colas pueden ser una fuente de contaminación ambiental a largo plazo…
El 70% de la radiactividad original del mineral permanece en las colas. Las colas contienen casi toda la actividad proveniente del decaimiento del uranio 238: torio 230 y radio 226, el que a su vez decae produciendo el radón 222. El torio 230 es una fuente de producción de radiactividad a largo plazo. Estos isótopos son cancerígenos…”
36-  En el PRAMU la propia CNEA advierte que en la colas de la minería de uranio “existen cuatro formas diferentes por las cuales puede producirse contaminación al ambiente: (i) La propagación directa del gas radón a recintos cerrados, en caso de que se utilicen los residuos como materiales de construcción o de relleno alrededor de edificios. (ii) La posible propagación del gas radón desde las colas de mineral a la atmósfera, de donde podría ser inhalado. (iii) Algunos de los productos radiactivos en las colas pueden producir radiación gamma.  (iv) La dispersión de las colas mediante el viento o el agua, o por disolución puede trasladar partículas radiactividad y otros compuestos tóxicos a capas de agua superficiales o subterráneas que constituyen fuentes de aguas  potable, a los suelos, a la cadena trófica y a los alimentos.”
37-  Dice la CNEA en el PRAMU que “El panorama que se brindó, aunque de manera genérica, permite advertir que, de no tomarse medidas, los lugares (donde se hice explotación uranífera) podrían ser afectados de distinta forma. Así, se podrían presentar distintas combinaciones de efectos donde resulten, por ejemplo limitaciones al uso del suelo y del agua, impedimentos para el desarrollo de determinadas actividades, aumentar el índice de probabilidad de contraer cáncer e intranquilidad social debida a la percepción que el público posee del problema, afectación de la diversidad biológica e incapacidad de asegurar a las generaciones futuras el máximo aprovechamiento de los recursos naturales.”(usamos  negrita y bastardilla para destacar el concepto).
38-  En el PRAMU la propia CNEA expresa que en algún lugar hay que poner los residuos y que “Para definir la ubicación de un repositorio para residuos de alta, media y baja actividad, la CNEA propondrá un lugar de emplazamiento. Este deberá contar con la aprobación de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) en lo referente a seguridad radiológica nuclear y la aprobación por ley del Estado provincial donde se ha propuesto la localización. Tales requisitos son previos y esenciales a cualquier trámite” (art.14). Y esto debe ser utilizado por las asambleas de los movimientos sociales locales.
39-  Hay que destacar que desde los comienzos nucleares en el país, casi seis décadas con colas de uranio abandonadas, no se llevó a cabo remediación alguna (recordar el caso -1972- de los fondos de remediación del Congreso norteamericano). Por tal motivo es urgente exigir estudios epidemiológicos en las áreas afectadas por la actividad minera del uranio.
40-  Lugares altamente afectados en el país: Malargüe (Pcia. de Mendoza), Huemul – Sierra Pintada (Pcia. de Mendoza), Córdoba (Pcia. de Córdoba), Los Gigantes (Pcia. de Córdoba), Pichiñán - Los Adobes- Cerro Cóndor (Pcia. del Chubut)• Tonco (Pcia. de Salta),  La Estela (Pcia. de San Luis), Los Colorados (Pcia. de La Rioja).
41-  Exigir estudios epidemiológicos y efectuar investigación sobre los socavones abandonas de La Higuerita (Tinogasta-Catamarca) donde los obreros sacaban el uranio en las mochilas, casi en cuclillas. Los testimonios de los pobladores son relevantes.
42-  No existe central nuclear que no haya emitido radiación al exterior.
43-  Plantas nucleoeléctricas argentinas que afectan sitios densamente poblados y cuya vida útil ha caducado: Embalse Rio Tercero (Córdoba) y Atucha - Zárate Brazo Largo (Pcia. de Bs. As.). Denunciamos la permanencia de las centrales; son obsoletas, deben ser decomisadas. La plata se haya más veces detenida que en funciones. En octubre de 1983 un informe del CALIN, Consejo Asesor para el licenciamiento de instalaciones nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica, (suerte de ARN de entonces), produjo el siguiente informe de Atucha: “Deterioro progresivo de la instalación, postergación de trabajos de mantenimiento,  dificultades operativas del sistema de detección de fallas, fisuras existentes en las paredes, imposibilidad de garantizar adecuadamente la confiabilidad requerida, computadora fuera de servicio por dificultades de mantenimiento, falta de herramientas y equipos que repercute en las dosis radioactivas que recibe el personal, accidentes que han provocado un aumento importante en las dosis radiactivas que recibe el personal.”
44-  La CNEA reconoció sólo dos serios accidentes: “En septiembre de 1983, un operador del reactor RA-2 experimental en Constituyentes murió después de una exposición a la radiactividad. La CNEA recién reveló la investigación en 1986, desdibujando la verdad y minimizando el hecho. El otro caso fue en octubre de 1984 cuando un técnico de Pichileufú murió a causa de una explosión. La CNEA atribuyó la muerte a faltas al observar las medidas de  seguridad.
45-  INVAP (Investigaciones Aplicadas) vendió un reactor a Australia con el compromiso de recibir los residuos que genere en el país comprador. El artículo 41 de la Constitución Argentina prohíbe la importación de residuos radiactivos, pero la complicidad de las partes aseguró que era “combustible nuclear gastado”. La Corte Suprema de Justicia de la Nación creyó la falacia. y la convalidó.
46-  Incidentes nucleares significativos, llamados “accidentes” radiactivos históricos: a) 1957 (KASLI) oeste de los montes Urales. Contaminación de hasta 600 kms. cuadrados y la evacuación de 30 aldeas. b) 1957-Windcascale Pile, Irlanda, incendio de un reactor que liberó plutonio y yodo radiactivos contaminando 500 kms2 y destruyó 5,6 millones de litro de leche de tambos de la zona. En 1983 se registraron 200 casos de cáncer en la tiroides, sobre todo en niños. c) 1963, Indian Point (USA) un escape radiactivo eliminó la fauna local y producciones agrícolas. d) 1971, Monticello, Minnesota, USA, Más de 190.000 litros de agua radiactiva desbordaron del depósito de desechos de rfactor y se volcaron en el río Missisippi. Fue tragedia. e) Harrisburg, Pensilvania, USA, fuga de vapor radiactivo de la planta Three Mille Island, nube que de inmediato cubrió 30 kms2. Se evacuaron millones de personas. Fue el desastre nuclear más grande antes de Chernobyl y fue ocultada su magnitud. f) Siete años más tarde hubo un caso semejante en Rusia. g) 1979 Erwin, Tenesse, USA, escape de uranio radiactivo contaminó a mil personas. h) Japón, Planta de Tsuruga, 45 trabajadores afectados y la contaminación de la bahía pesquera. i) Gore, Oklahoma, USA, estallido de cilindro de material nuclear  en la planta Kerr McGee. j) CHERNOBYL, 1986, Ucrania, fusión completa del núcleo del reactor. Un caso para estudiar especialmente. k) 1993, Nube radiactiva en Tomsk-7 Siberia. l) 1995, escape descontrolado en el generador experimental de Monju, Japón.  ll) 1996, escape grave en la central de Racht, norte de Irán. m) 1997 Japón, explosión e incendio en la planta de Tokaimura. Es un caso especial para describir debido al impacto social que produjo. (Nos hemos referido hasta aquí a diversos casos de impactos radiactivos, por distintas circunstancia, por la variedad de las causas fundamentalmente. Hay centenares de fugas  radiactivas y accidentes severos en los reactores con alto costo de vidas humanas, fauna, flora y biodiversidad por impactos en la cadena trófica, que sería tedioso incluir aquí.
47-  Cientos de circunstancias de emisiones radiactivas por la actividad humana nuclear merecen destacarse: aviones que se estrellaron transportando  material radiactivo, aviones a los que se le desprendieron accidentalmente bombas atómicas, caso Palomares y otros, transportes terrestres y marítimos que volcaron elementos radiactivos, diez mil personas  afectadas por radiación debido a la primera explosión atómica de la Unión Soviética, en Semipalatinks, Kazajistán; accidente en planta de reprocesamiento, en la fábrica de plutonio de Sellafield (G.Bretaña), clasificado en el nivel 5 de la escala de desastres nucleares, que puntúa sobre un máximo de 7. Millones de personas expuestas a radiación en la etapa empírica de la actividad nuclear, etc. Industrias, insumos y humanos contaminados por precipitaciones radiactivas años después de la liberación de la  energía nuclear en el lugar. Islas del Pacífico inhabitables por la experimentación de explosiones nucleares, etc.

48- Uranio: El uranio es un metal radiactivo que en estado natural contiene tres tipos de isótopos: uranio238, uranio, 235 y uranio 234.  El 0,7% es uranio235, precisamente el fisionable, el que se usa como combustible en los reactores para producir calor mediante la reacción en cadena (Es 235 porque se  suman 143 neutrones más 92 protones que hay en su núcleo). El resto del uranio es 238 el que más abunda (99,284% de cada gramo de uranio); uranio238, número que proviene de  146 neutrones sumados a 92 protones.
Es decir, ambos tienen el mismo número de protones pero difieren del de neutrones. Por eso son isótopos, porque los núcleos con igual número de protones pero distinto número de neutrones se los denomina isótopos.

La inestabilidad del uranio 235 cuando se le bombardea con un neutrón es lo que produce la reacción en cadena.
49- Radiación: Energía que se propaga en forma de ondas o partículas. Los tipos de radiación más comunes son el calor, la luz, las ondas radioeléctricas y las microondas. La radiación ionizante es una forma muy energética de radiación electromagnética. Son radiaciones ionizantes los Rayos X, Rayos γ, Partículas α y parte del espectro de la radiación UV entre otros. Por otro lado, radiaciones como los Rayos UV y las ondas de radio, TV o de telefonía móvil, son algunos ejemplos de radiaciones no ionizantes. Una radiación ionizante es cualquier radiación capaz de desplazar electrones de los átomos del material que atraviesa, produciendo iones de esa manera. Las dosis altas de radiación ionizante pueden provocar daños importantes en la piel o en los tejidos.
La exposición a pequeñas cantidades de radiación durante un largo período de tiempo, aumenta el riesgo de cáncer. También puede causar mutaciones en los genes, que podrían transmitirse a cualquier niño que sea concebido después de la exposición. Mucha radiación por un corto período de tiempo puede causar quemaduras o enfermedades por radiación. Los síntomas de la enfermedad por radiación incluyen náusea, debilidad, caída del cabello, quemaduras en la piel y disminución de la función de algunos órganos. Si la exposición es lo suficientemente grande, puede causar envejecimiento prematuro o inclusive la muerte. La persona se ve obligada a tomar medicinas para disminuir el material radioactivo en su cuerpo.(EPA-Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos).
50-  Uranio empobrecido: es un subproducto del proceso de enriquecimiento del uranio  (aumento de la concentración de U-235, el isótopo fisible) en la industria de la energía nuclear, por el cual se extrae prácticamente todo el isótopo radiactivo U-234 y alrededor de dos tercios del U-235. Por consiguiente, el uranio empobrecido está compuesto casi en su totalidad por U-238 y su radiactividad es aproximadamente el 60% de la del uranio  natural. El uranio empobrecido también puede contener trazas de otros isótopos radiactivos introducidas durante su procesamiento
51-  Uranio enriquecido: es el proceso al que es sometido el uranio natural para obtener el isótopo de U235. El contenido porcentual de U 235 en el uranio natural se incrementa a través de un proceso de separación de isótopos. El uranio natural se compone principalmente del isótopos U238, con una proporción en peso de alrededor del 0,7 % de U235, el único isótopo en cantidad apreciable existente en la naturaleza que es fisionable en los reactores.
52-  Daños I: “El daño que produce la radiación depende de la actividad y energía de la misma, de la duración de la exposición, del área del cuerpo afectada y de si la fuente está dentro o fuera del cuerpo. Fuera del cuerpo, los rayos gamma son particularmente dañinos, porque penetran los tejidos humanos con gran eficiencia como lo hacen los rayos X. En consecuencia, el daño que causan no está limitado a la piel. En cambio, la piel detiene casi todos los rayos alfa, y los rayos beta solo consiguen penetrar aproximadamente 1 cm. más halla de la superficie de la piel. Por lo tanto, ni uno ni otro son tan peligrosos como los rayos gamma a menos que la fuente de radiación entre de alguna manera en el cuerpo. Dentro del organismo, los rayos alfa son particularmente peligrosos porque transfieren su energía al tejido circundante e inician daños considerables. En general, los tejidos que muestran mayor daño a consecuencia de la radiación son los que se reproducen con rapidez, como la médula ósea, los tejidos formados de sangre y los nódulos linfáticos. El efecto principal de una exposición prolongada a dosis bajas de radiación es la inducción del cáncer. El cáncer es causado por daños al mecanismo regulador del crecimiento, lo que induce a la célula a reproducirse sin control. La leucemia, que se caracteriza por el crecimiento excesivo de glóbulos blancos de la sangre, es probablemente el principal de cáncer asociado a la radiación.
En vista a los efectos biológicos que nombramos, es importante determinar si algún nivel de radiación no es peligroso para los organismos. Desafortunadamente, los intentos por fijar normas realistas se han visto obstaculizadas por la falta de comprensión de los efectos de la exposición de larga duración a la radiación. Los científicos que se ocupan de fijar normas sanitarias han aplicado la hipótesis de que los efectos de la radiación son proporcionales a la exposición incluso en dosis bajas. Se supone que cualquier cantidad de radiación causa cierto riesgo de lesión y los efectos de las dosis altas se extrapolan a las más bajas. En cambio, otros científicos que consideran que existe un umbral bajo el cual la radiación representa un riesgo. Hasta que las pruebas científicas permitan definir la cuestión con cierta confianza, es más seguro suponer que incluso los niveles bajos de radiación plantean ciertos riesgos.
La irradiación de zonas concretas del cuerpo (radiaciones accidentales) produce daños locales en los tejidos. Se lesionan los vasos sanguíneos de las zonas expuestas alterando las funciones de los órganos. Cantidades más elevadas, desembocan en necrosis (zonas de tejido muerto) y gangrena. Las consecuencias menos graves de una radiación ionizante se manifiestan en muchos órganos, en concreto en la médula ósea, riñones, pulmones y el cristalino de los ojos, debido al deterioro de los vasos sanguíneos. Como consecuencias secundarias aparecen cambios degenerativos y funciones alteradas. No obstante, el efecto retardado más importante comparándolo con personas no irradiadas, es el aumento de la incidencia de casos de cáncer y leucemia. El aumento estadístico de leucemia y cáncer de tiroides, pulmón y mama, es significativo en poblaciones expuestas a cantidades de radiación relativamente altas (más de 1 Gy). En animales de experimentación se ha observado una reducción del tiempo de vida, aún no se ha demostrado en seres humanos.”(XXX El informe al que hicimos referencia en el punto 52, pertenece a especialistas que presentaron “tres pasos hacia un mundo libre de armas nucleares y de emisiones de radiación ionizante”: Rose Gottemoeller, James Goodby, Harold Smith, Sharon Squassoni, Cristina Hansell).
53- Daño II. Síntesis del impacto de una mina de uranio a cielo abierto: “Cuanto más diseminado está el mineral, menor baja ley mineral ofrece y para extraerlo hay que volar montañas, mesetas y suelos en general, en grandes extensiones. Cuanto más baja ley, mayor el volumen de agua utilizada, mayo cantidad de ácido sulfúrico y compuestos químicos, mayor cantidad de energía para funcionar la planta, más desertización y daño paisajístico y, por supuesto, a más baja ley mayor cantidad de explosivos y voladuras. Las piedras se muelen según convengan y se aplica un sistema de lixiviación  a base de compuestos químicos  para atrapar los minerales requeridos. Lixiviar es como regar el jardín de nuestras casas pero en este  caso con una gran cantidad de solución de agua y ácido sulfúrico. De modo que tenemos dos gravísimas consecuencias: las voladuras y el polvillo en suspensión (que en este caso contiene gran cantidad de uranio principalmente, y no cobre u oro como ocurre en otras explotaciones igualmente dañinas), la movilización de metales pesados que acompañan al uranio (plomo, mercurio, etc. los que hubiere en el área), y que terminarán buena parte de ellos en los acuíferos de la zona.  A continuación se separa la parte sólida de la líquida para obtener el concentrado de uranio. En esta operación se abandonan peligrosos residuos, que son motivo de la discusión mundial, y en poblaciones próximas a estas minas. Por tonelada de iranio se generan 3.700 litros de residuos líquidos y cien veces el peso del material obtenido en residuos de radio. Entre esos residuos sólidos se hallan  las denominadas colas que contienen abundante uranio, radio 226, radón 222, y además pueden incorporarse cromo vanadio, molibdeno, cobre, níquel, cobalto, hierro y distintos compuestos químicos como ácido sulfúrico, isodecanol, carbonato más hidróxido de sodio, bióxido de manganeso, etc. Lo que se dice una verdadera sopa química y radiactiva, verdadero cóctel amenazante para el ecosistema vigente en el lugar. Los compuestos radiactivos poseen una vida media, según sean, de días o hasta diez mil y cien mil años. Un isótopo del uranio, el radio 226 perdura  por 1.600 años. Los contaminantes debidos a la explotación minera se componen de gases, partículas en suspensión, residuos sólidos con diferente emisión de radiación, efluentes varios y metales pesados. Los efectos ambientales de la explotación y procesos posteriores incluyen: contaminación de aguas superficiales y subterráneas con químicos y material radiactivo, drenaje de metales pesados de las escombreras y pilas de colas, drenajes ácidos de mina (DAM), drenajes ácidos de roca (DAR), químicos producto de la lixiviación, impacto en el ecosistema silvestre, terrestre y acuático, peligro para la salud humana provocado por fuentes de agua contaminadas, gas radón, polvillo radiactivo, etc. y alteración del paisaje  entre otros daños secundarios como los ruidos y vibraciones generados por las explosiones y labores mineras. En las colas, insistimos, habrá buen volumen del decaimiento del uranio 238: torio, radio, protactinio, plomo, polonio, etc. destacándose la emisión de las tres formas radiactivas: alfa, beta y gamma (Dosier completo: “En La Patagonia No”, pág. 225, ediciones  Lemu, www.machpatagonia.com.ar).
54- Daños III: La radiactividad hace daño de múltiples formas, depende del organismo en el que impacta como de la dosis recibida. Desde asma y alergias, pasando por abortos espontáneos, deteriorando nuestro sistema inmunológico, produciendo leucemias, tumores cancerígenos, muerte en la infancia, deformación en los fetos, retardación física y mental en niños. Una dosis de 400 rems mataría a cualquier persona en el término de dos semanas, pero dosis más bajas son también peligrosas, en opinión del Dr. John Gofman , que trabajó en  la Comisión de Energía Atómica de USA (CEA), descubridor del uranio 233, autor del libro Radiación y Salud Humana,  un texto ejemplar que permite entender la forma en que la radiactividad produce cáncer, leucemia y deformaciones de todo tipo, también trabajó sobre la estimación de la disminución del tiempo de vida  y evalúa las consecuencias genéticas para las generaciones futuras, debido a la radiación a la que actualmente nos exponemos: “por ejemplo –dice-  las mutaciones,  cuando un gen es cambiado estructuralmente, un niño formado “con un huevo” o célula de esperma mutada, puede resultar en un ser enfermizo o nacer con malformaciones y trasmitir dichas mutaciones a sus hijos”, Desde el momento en que “la radiación penetra en nuestro cuerpo -continúa Gofman- y choca con un gen regulador dentro de la célula y lo daña químicamente, provoca que éste transmita una información inadecuada: la célula dañada en vez de dividirse en dos células nuevas,  se descontrola y produce millones  de otras células igualmente dañadas, provocando un tumor canceroso  y esto puede ocurrir entre los cinco y cuarenta años después de la exposición a la radiación”. En otros casos la muerte puede ser inmediata como los repetidos casos de Goiania, Chernobyl y tantos otros. Cita N°xxx John Gofman (1918-2007), doctor en física y química nuclear,  también se recibió de médico en la Universidad de California en San Francisco. Estudió los isótopos nucleares y ayudó a descubrir muchos de ellos como el protactinio 232 y el 233, y el uranio 232 y el 233. Ayudó a resolver la fisionabilidad del uranio 233 y el proceso de separación del plutonio de los productos de fisión.  Fue parte del  liderazgo del Proyecto Manhattan. Con su colega el Dr. Athur R. Tamplin observó los estudios de salud de los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki -a pedido de la CEA norteamericana-, como así también los del Dr. Ernest Sternglass sobre el impacto en la salud de 12 centrales nucleares en actividad en Estados Unidos, cifras y datos alarmantes que publicaron los dos investigadores; por este motivo la CEA  (Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos) despidió a ambos, cancelando sus servicios. Posteriormente escribieron “El poder envenenado”, el caso contra las centrales nucleares antes y después del desastre de Three Mile Island; Gofman es autor de “Radiación y salud humana” (988 páginas, 1981); “Rayos X, efectos en la salud de los exámenes comunes (1985)”. Fue internacionalmente galardonado por sus investigaciones: en 1950 descubre que “el colesterol es transportado por lipoproteínas plasmáticas, abriendo así la conexión entre el colesterol plasmático y la formación de ateromas.”
Los trabajos de Gofman fueron preponderantes para el autor de este libro en su lucha y debates contra el “Repositorio nuclear de desechos radiactivos de alta actividad (1986-2000), Gastre, Chubut. Ref.: www.machpatagonia.com.ar.
   
55- En 1979 la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos informó que virtualmente todo tipo de cáncer a la sangre, pecho, pulmón, sistema digestivo y otro, puede ser iniciado por exposición a la radiación, además  se confirmó una conexión con enfermedades cardíacas, anemias (un desarreglo en las células de la sangre) y cataratas: “Para una mujer  el riesgo es el doble del que corre un hombre y para un lactante, cuarenta veces más”.
56- El promedio de la radiación absorbida por el hombre en el mundo se estimaba (hace 30 años) en 120 milirems al año, ahora habrá que volver a medirla ya que se encontraron serias fallas en la cuantificación anterior. La Comisión Reguladora  Nuclear de los Estadios Unidos (NRC) con la firma de sus responsables, doctores Robert Minogue y Karl Goller, advirtieron  que “cualquier dosis de radiación, por insignificante que esta sea, puede provocar daños en la salud, por ejemplo cáncer, y toda exposición a la radiación tiene un efecto acumulativo en el cuerpo y se suma hasta el último día de nuestras vidas”.
57- “Toda radiación radiactiva es genéticamente indeseable por ínfima que sea y en todos los casos produce mutaciones perniciosas. El daño genético es proporcional a la dosis recibida” (Albert Einstein).
58- Los colectivos ciudadanos se preparan para atacar la contra-información oficial: a) Las comisiones y autoridades de energía atómica suelen adulterar cifras que asombran; sin turbarse, algunos sostienen que el desastre nuclear de  Chernobyl produjo sólo 11 muertes.  Las cifras de O.I.E.A (Organización Internacional de Energía Atómica) contabilizaron 1.800 muertes en Ucrania a poco del desastre, y se sumaron más víctimas de Chernobyl en años sucesivos.
59- b) Salud Pública de Kiev (Ucrania) reconoció que “Chernobyl afectó a 5 millones de personas” cifra que no es definitiva. Sólo en Ucrania, Bielorusia y Rusia hubo siete millones de afectados por la radiación. De ellos, tres millones de niños y once mil casos de tiroides.
60-  c) En el momento del desastre de Chernobyl fueron evacuados 91.000 habitantes (tardíamente). Más de 168.000 se sumaron años siguientes. En 1995 hubo que evacuar a otras 11.000 personas que ya estaban afectadas en poblaciones apartadas de la infausta planta. Permanentemente la gente debe abandonar sus hogares en distancias que se creían invulnerables a la radiación. (OIEA).
61- d) “El Consejo Sueco de Protección Radiológica estimó que el coste del accidente de Chernobyl le significó a Suecia mil millones de coronas de manera inmediata a la hecatombe. Si se sumaran las cifras de todos los países afectados, el resultado indicaría claramente el carácter único  del riesgo económico asociado con la energía nuclear” (Asa Moberg, “La Energía nuclear en crisis”-1986).
62- La Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE Argentina) denunció, el 27 de julio de 2009, que la CNEA pretende una central nuclear sin consulta pública, ocultando los residuos radiactivos sin la debida gestión definitiva, y publicó un documento de catorce puntos.

Los fundamentos:


El desarrollo de la generación nucleoeléctrica produce en todo su ciclo un riesgo  que excede las posibilidades de protección y guarda.  A esto debe agregarse el empecinamiento oficial en prolongar la vida útil de las centrales nucleares de potencia sin consultar a la población circundante expuesta al colapso y desatendiendo la obsolescencia de las instalaciones.
El Estado, a través de sus distintas administraciones, no ha tratado los residuos radiactivos de sus minas de uranio ni de sus múltiples instalaciones nucleares, y sospechosamente nunca condujo estudios epidemiológicos en sus cercanías. Centro Atómico Constituyentes (escenario del primer accidente nuclear con una víctima fatal y personas contaminadas). Centro Atómico Ezeiza (contaminación con uranio y plutonio). Malargüe, Sierra Pintada, Los Gigantes y otros emplazamientos donde se explotaron minas de uranio (cuyos residuos siguen contaminado el aire, el agua y el suelo). Alta Córdoba (donde se acumulan más de 36.000 toneladas de residuos radiactivos de baja actividad, derivados del uranio, en uno de los barrios más densamente poblados de la ciudad) son sólo algunos ejemplos.
El Estado, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica y Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima engañan a la población con un cálculo de costos del kilovatio hora que excluye deliberadamente el costo desmesurado de controles, saneamiento, remediación y depósito final por miles de años, que no está en condiciones de  ejecutar. 
Argentina debería plantearse: ¿Energía para qué?  ¿Energía para quién? ¿Se proponen las centrales nucleares como oferta de energía para alimentar un modelo desarrollista que agota los ecosistemas, suministro de bienes para las transnacionales? ¿Necesitamos asumir semejantes riesgos y consecuencias nefastas para alimentar a las corporaciones mineras  extranjeras, las mayores consumidoras de energía del país?  

El documento:
Peligro latente en el diseño de Atucha II y en la extensión de las centrales nucleares.
Un estudio de la Autoridad Regulatoria Nuclear advierte que Atucha II tiene dificultades de diseño en materia de seguridad, ya que no asume la experiencia dejada por el accidente de Chernobyl en 1986. El diseño de la central es anterior al accidente, y nadie se hace cargo de reformar el proyecto. Hacerlo superaría el presupuesto de US$ 700 millones de dólares.  
La ARN es el organismo que controla la actividad nuclear, cuyos dictámenes deberían privilegiar la seguridad, pero el memorando del 11 de abril de 2007 permaneció oculto mucho tiempo. Quienes integran la Autoridad Regulatoria Nuclear proceden de CNEA, con lo cual queda desvirtuada su independencia. De convalidarse la continuidad del proyecto Atucha II sin tener en cuenta ésas y otras advertencias, y la ausencia de un estudio público de impacto ambiental, equivale a poner en riesgo todas las ciudades localizadas alrededor de Lima -incluida Buenos Aires- y la zona centro del país. Llevar adelante una obra diseñada en la década de 1970 que comenzó a construirse en la década de 1980, todo ello sin auditorías externas y sin participación ciudadana, sólo puede ocurrir en una republiqueta sojera como Argentina. No en un país serio.  
Después de tress décadas de construcción interrumpida, la administración Kirchner reflotó la tecnología obsoleta de Atucha II en un lugar donde ya existe un reactor nuclear peligroso por su edad y su pésimo mantenimiento. La voluntad popular y las necesarias consultas públicas han sido reemplazadas por el autoritarismo burocrático del ministro Julio de Vido. Un accidente nuclear grado 7 en la escala INES sería una tragedia ambiental y un colapso para todas las actividades económicas de varias provincias. No obstante, el gobierno se empecina en terminar Atucha II y hasta indaga una tercera central nuclear en ese mismo sitio. Sospechosamente, la mayor oferta eléctrica que creen aumentar con las centrales nucleares solo beneficiaría a los grandes consumidores de corporaciones transnacionales, en especial las mineras. Sin audiencias públicas, con secretos y grandes contratos para empresas constructoras y energía subsidiada que consumirán las corporaciones mineras se construye la peor estafa y el mayor riesgo ambiental que jamás tuvo Argentina.  
En Córdoba, sin ningún tipo de consulta previa y repitiendo metodologías de los gobiernos de facto –al amparo de los cuales surgió el programa nuclear de Argentina- se decidió la extensión de la vida útil de la planta de  Embalse Río Terceo por otros 25 años. Una central insegura y obsoleta provista con reactor Candu de origen canadiense, que ha sufrido accidentes graves, que ha tenido numerosas pérdida de agua pesada, contaminada radiactivamente, y que descarga importantes cantidades de tritio radiactivo al aire y al agua, extenderá ahora sus problemas –pero con mayor riesgo de accidente- por más de dos décadas.
RENACE recordó que conforme al Artículo 11 de la Ley Nacional 24804/1997, “todo nuevo emplazamiento de una instalación nuclear relevante deberá contar con la autorización de la Autoridad Regulatoria Nuclear y de la provincia donde se ubique la instalación.”   
Las autoridades nucleares ocultan los riesgos para la salud de vivir cerca de instalaciones nucleares y deliberadamente no se hacen estudios epidemiológicos en Argentina. La consigna es: Si alguien está afectado que no se sepa.
La Universidad de Maguncia en Alemania realizó un estudio sobre niños que viven cerca de las plantas nucleares, y demostró con datos estadísticamente significativos que corren mayor riesgo de padecer leucemia. El mayor riesgo se observó dentro de la franja de 5 kilómetros alrededor de las centrales.  
La Agencia Federal de Protección  contra las Radiaciones de Alemania había encargado este trabajo para evaluar la población infantil que vive en las cercanías de 16 centrales nucleares. Los resultados fueron terminantes: los casos observados duplican la media nacional. Para concretar el estudio se analizaron los expedientes médicos del Registro sobre el Cáncer Infantil en Alemania correspondientes al período 1980-2003 y para menores de cinco años de edad. Mientras más cerca crecieron los niños en proximidades de un reactor nuclear, mayor fue el riesgo de que contrajeran leucemia.  
En el año 2003 Joseph Mangano y su equipo de trabajo demostraron para niños menores a 10 años que viven dentro de los 48 kilómetros de distancia de 14 centrales nucleares en el Este de Estados Unidos que la incidencia de cáncer infantil supera en un 12,4% el promedio nacional. Sugirieron que 1 de cada 9 casos de cáncer registrados en niños que viven cerca de las centrales nucleares está ligado a emisiones radiactivas.  
En Alemania y Estados Unidos el debate prosigue pero en Argentina tanto el gobierno Nacional como los gobiernos provinciales miran para otro lado y no hacen estudios epidemiológicos alrededor de Atucha I, Embalse y los numerosos depósitos de residuos radiactivos. En Argentina se aplica la estrategia de oficial: decidir sin medir y sin consultar, y sobre todo, sin informar.   
Cada vez son más los países que abandonan la energía nucleoeléctrica. En Estados Unidos hace más de treinta años que no se pide una nueva licencia para la construcción de estas instalaciones. La decisión -seamos justos- no fue respondiendo a razones ambientales sino a los costos de los estudios previos y la construcción, notablemente más costosos después del accidente de Chernobyl, y por la imposibilidad de dar destino final a los residuos radiactivos. 
En Ezeiza, CNEA desestima negligentemente la contaminación de las aguas subterráneas con uranio e incluso con radioisótopos como el plutonio 239 que tienen su epicentro en el Centro Atómico Ezeiza. CNEA sigue ignorando el riesgo que representa la contaminación por uranio pese a que numerosos estudios, incluidos aquellos realizados por el propio gobierno, confirmaron esa presencia. CNEA sigue ignorando y engañando a la población pues de acuerdo a uno de los sistemas de referencia en materia de radioactividad y salud, BEIR VIII, consideró que no hay ningún valor de radiación ionizante que sea seguro.  
En el año 2005 el gobierno de la provincia de Buenos Aires reconoció en un informe confidencial que de 57 análisis de agua enviados a los Estados Unidos para ser analizados por la EPA (Agencia de Protección Ambiental) diez muestras excedían el valor de 20 microgramos de uranio por litro, con un valor máximo de 34,5 microgramos por litro. Entre los sitios contaminados con uranio se encuentran, según el informe, la Escuela N° 12 y Jardín de Infantes N° 919 de barrio El Pinar, domicilios particulares de Barrio La Celia en Ezeiza y de Esteban Echeverría, Villa Deportiva Municipal del Sindicato de Empleados de Comercio, Escuela Penitenciaria Federal, y un pozo de agua subterránea del que se abastece Aguas Argentinas en calle Roque Sáenz Peña y Bogado, en Ezeiza.  
Ese informe confidencial firmado por nueve altos funcionarios provinciales dice textualmente: "Si bien estos valores de acuerdo a la bibliografía internacional superan los máximos recomendados, no presuponen una afectación inminente de la salud de la población, aunque con un criterio precautorio se recomienda (...) evaluar la necesidad de provisión de agua segura por medios alternativos a la población en riesgo potencial". 
Lamentablemente no se hizo nada para reducir el riesgo ni para alertar a la población. Mientras tanto, decenas de miles de habitantes beben esas aguas y están expuestos a la radiactividad del uranio y sus derivados, y a sus efectos tóxicos.
Residuos radiactivos y tóxicos en numerosas minas de uranio abandonadas por CNEA-

No es casual que miles de argentinos se levanten contra las tareas de prospección de uranio y su explotación, y se aprueben leyes provinciales que prohíben la minería del uranio. La Comisión Nacional de Energía Atómica y sus ocasionales socios, como Sánchez Granel Ingeniería Sociedad Anónima, han dejado en distintos lugares del país minas de uranio abandonadas que contaminan el suelo, el aire y las aguas ante la indiferencia de los gobiernos provinciales. Para completar esta imagen absurda e irresponsable el estado nacional utilizará un crédito del Banco Mundial para tratar los residuos de algunas de estas minas (PRAMU), crédito que pagaremos todos los argentinos, sin que CNEA –principal responsable del caos ambiental de sus minas- toque un solo peso de su aberrante presupuesto actual. Abre además el país al ingreso de empresas mineras que buscan y explotan uranio, multiplicando así el impacto ambiental y los riesgos sanitarios.
Entretanto las minas de uranio siguen contaminado el ambiente con uranio y con las hijas radiactivas del uranio, entre ellas con radio 226, radón 222 (un material radiactivo gaseoso) y plomo 210, entre otros. También descargan los numerosos metales pesados y otras sustancias tóxicas que se fueron acumulando en sus embalses y pilas de mineral. En el arroyo Tigre, aguas abajo de la mina de uranio de Sierra Pintada, cuya reapertura fue abortada por dos acciones de amparo firmes, la propia CNEA halló valores de uranio que superan los 90 microgramos por litro, cuando la Ley de Minería y la Ley Nacional de Residuos Peligrosos solo permiten para agua de irrigación 10 microgramos por litro. El Tigre desemboca en el río Diamante, principal fuente de agua potable y de riego en San Rafael.   
En febrero de 2009 a la Comisión Nacional de Energía Atómica le fue negada la reapertura de la mina de uranio de Sierra Pintada. La Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza confirmó la medida cautelar de no innovar dispuesta por el Juez Federal de Primera Instancia de San Rafael hasta tanto se logre la remediación total de los pasivos ambientales que existen en la mina. Las pioneras acciones de amparo interpuestas por Beatriz Carmona, Gabriel Francisco Arenas y María Graciela Bitar en dos acciones patrocinadas por los abogados de la Multisectorial del Sur lograron torcerle el brazo a una CNEA que no solo sigue contaminando las aguas del arroyo Tigre, sino que pretendía, además, reabrir una mina que no había sido remediada.
Sierra Pintada, Malargüe y Huemul en Mendoza, Los Gigantes en Córdoba, Pichiñán (Los Adobes) en Chubut, Tonco en Salta, La Estela en San Luis y Los Colorados en La Rioja siguen sin estar remediadas y siguen contaminando el aire, el suelo y el agua, y afectando con su presencia –y sus contaminantes- actividades económicas genuinas como la producción de vinos o frutas y el turismo.
En Córdoba la empresa Dioxitek S.A., dedicada a la producción de dióxido de uranio, sigue almacenando más de 36.000 toneladas de residuos radiactivos de baja actividad, uranio y sus derivados, sin membrana y sin control por parte de la provincia y la Municipalidad de Córdoba. Ubicada en uno de los barrios más densamente poblados de la ciudad, descarga unos 2 kilogramos de uranio por año al aire y unos 100 a 150 kilogramos de uranio a la colectora cloacal, además de sufrir periódicos escapes de amoníaco.
Argentina sigue expuesta a la importación de residuos radiactivos procedentes de Australia y otros países.
Pese a decisiones judiciales favorables, que prohibieron el ingreso de residuos radiactivos procedentes de Australia, el gobierno nacional introdujo el caso en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Tras la firma de un contrato secreto e ilegal, que le permitió a INVAP construir el reactor Opal en Sydney, y la vigencia de un acuerdo aprobado a contrapelo de la ciudadanía, que legitima el ingreso y tratamiento de residuos radiactivos extranjeros, la Justicia le dijo no a las pretensiones de INVAP y CNEA. Pero estos dos organismos que se mantienen con los impuestos de la gente, pese a los negocios internacionales de INVAP, vuelven a la carga. Quieren convencer a la Corte que los residuos radiactivos procedentes de Australia no son residuos. Pero el Artículo 41 de la Constitución prohíbe su ingreso a la Argentina, y por más disfraces y artimañas que la CNEA e INVAP presenten, ningún residuo radiactivo procedente de otro país ingresará a la Argentina. La RENACE y sus organizaciones miembros harán que la ley se cumpla, y no haya nunca más contratos secretos que comprometan la seguridad y soberanía de los argentinos.  
Se siguen firmando acuerdos internacionales sin consulta pública, que el parlamento nacional no debería aceptar.
Con absoluto desprecio por la opinión pública de sus respectivos países, mayoritariamente contraria a la construcción de Centrales Nucleares, el presidente de Brasil Lula Da Silva y la presidenta de Argentina Cristina Kirchner crearon una empresa binacional destinada al enriquecimiento de Uranio, la producción de radioisótopos y el desarrollo de reactores nucleares. La iniciativa  forma parte de un paquete nuclear conjunto de 61 proyectos en el sector. Todos decididos en secreto, sin consultar a las poblaciones y a la comunidad científica. RENACE le solicita al Parlamento Nacional que no apruebe acuerdos firmados sin el debido debate previo y la plena participación de la ciudadanía y sus representantes. 
Por todo lo anterior RENACE exige: 
     a) Que el gobierno Nacional asuma que la energía eléctrica de origen nuclear es cara, peligrosa, sucia y obsoleta. 
           b) Que el gobierno Nacional asuma que el crecimiento irracional e inconsulto del programa nuclear de Argentina no beneficia a la sociedad sino a las empresas constructoras, las consultoras y los grandes consumidores de energía subsidiada, en particular las corporaciones mineras.
            c) Que todo el proyecto de construcción de la central nuclear de Atucha II debe ser revisado y sometido a consulta pública, y destinar sus instalaciones a otro tipo de generación, que no sea nuclear. 
            d) Que la central nuclear de Embalse debe ser cerrada al término de su actual vida útil. Rechazamos su prolongación por inconsulta, insegura, peligrosa y económicamente inviable.  
       f) Que no debe construirse en Argentina ninguna nueva central de potencia, y que el programa energético debe reorientarse al ahorro, la conservación sustentable de fuentes no nucleares y la promoción de fuentes alternativas.    
       g) Que para la producción de radioisótopos y otros materiales radiactivos usados en diferentes actividades no hace falta construir nuevas centrales ni nuevas instalaciones nucleares.
        h) Que conforme a la legislación vigente desde 1996, ratificada por el Congreso Nacional  a raiz de las movilizaciones antinucleares de Gastre de ese año,  es obligatoria la consulta popular a las poblaciones donde se pretenda desarrollar o crear "una instalación nuclear relevante". Por ello, deben estudiarse en forma independiente y con veedores de la sociedad civil los efectos sobre la salud y el ambiente de todas las instalaciones nucleares de Argentina, en particular sus centrales nucleares de potencia, sus Centros Atómicos, sus fábricas de combustible nuclear, sus depósitos de residuos radiactivos de todo nivel y sus minas de uranio.
            i) Que debe prohibirse en Argentina la prospección y explotación de minas de uranio, tanto por parte del estado como de empresas privadas y sus asociaciones. 
         j) Que deben remediarse todas las minas de uranio de Argentina, pero no solamente utilizando el crédito otorgado por el Banco Mundial a la Argentina en el marco del PRAMU, sino también con fondos de la propia Comisión Nacional de Energía Atómica. Exigimos que tales remediaciones respeten la legislación vigente y sean permanentemente fiscalizadas por Foros Sociales (como el constituido en la provincia de Córdoba para vigilar la remediación de Los Gigantes y Alta Córdoba, y que la CNEA ignora porque no le conviene a sus modalidades autoritarias y secretas).  
        k) Que debe reorganizarse la Autoridad Regulatoria Nuclear para que proteja a los ciudadanos de Argentina y no a los intereses de las empresas y el lobby nuclear, debiendo integrar obligatoriamente dentro de su estructura a veedores de la sociedad civil que no tengan ninguna relación con el programa nuclear.
         l) Que el gobierno de la nación, CNEA, INVAP y otros organismos deben asumir que la Argentina es libre de combustible nuclear agotado y de residuos radiactivos procedentes de otros países, porque así lo establece el Artículo 41 de la Constitución Nacional. La sociedad no puede seguir soportando definiciones tergiversadas que violan la constitución nacional, y que solo sirven a los intereses particulares de quienes quieren transformar nuestro país en base para el tratamiento y almacenamiento de residuos radiactivos extranjeros.  
        ll) Que debe realizarse un estudio ambiental y epidemiológico independiente y con veedores de la sociedad civil en la zona de Ezeiza cuyas aguas están contaminadas con uranio y otros radioisótopos. Exigimos que se obligue a CNEA y sus socios  del Centro Atómico de Ezeiza a hacerse responsables de la remediación y de proveer, a las poblaciones vecinas, agua sin contaminantes.
         m) Que la ARN deje de implementar planes de emergencia ante accidente nuclear que solo alcanzan 10 kilómetros alrededor de las instalaciones, y genere, en su reemplazo, conjuntamente con los gobiernos provinciales, municipales y organizaciones de la sociedad civil, planes ciudadanos realistas que asuman el verdadero riesgo de las instalaciones nucleares. Exigimos que se tome como accidente de referencia para cualquier plan de emergencia y simulacro el "peor accidente posible", esto es, un accidente grado 7 en la escala del INES. 
           n) Que se asuma públicamente el riesgo que significan los depósitos de combustible nuclear agotado ubicados junto a las centrales nucleares de potencia Atucha I y Embalse, que pueden ser objeto de ataques terroristas o el impacto accidental de aviones de gran porte. Exigimos que estos depósitos sean provistos de sistemas de seguridad resistentes al impacto de grandes aviones comerciales. Declaramos que si uno de estos depósitos fuera impactado por un avión comercial de gran tamaño, se generarían potencialmente no un accidente equiparable al de Chernobyl, sino al de varios Chernobyl.
(Catorce puntos del  documento público de RENACE, respaldado por 47  organizaciones ecologistas que activan en distintas provincias y regiones del país).

63. No es nuestra intención graficar en detalle, en un mapamundi,  la situación global de la energía nuclear.
Digamos como aporte que hay países sin reactores que consideran su construcción o por lo menos, elaboran un plan nuclear a futuro partiendo primero de la formación de técnicos y científicos que dominen el área. En este sentido, se requiere tiempo para ello y en la práctica, se halla en pañales.
Hay países con reactores en funcionamiento, estables, y ahora discuten sobre el particular.  Los hay con reactores en funcionamiento y consideran la posibilidad de nuevos.  Algunos  países tienen reactores funcionando y otros en construcción.
Hay países con reactores que consideran su cierre. En otros, la actividad nuclear civil es ilegal.
Hay países, en cambio,  que contemplan la energía nuclear básicamente como poder atómico. Hay otros que no tienen energía nucleoeléctrica pero sí algunos reactores de investigación, para medicina o industria.
Entre los que abandonan la energía nuclear optan por dejar de usar la energía  nuclear para la generación de electricidad.
Suecia fue el primer país (en 1980, antes de Chernobyl) y eso que es el noveno país que más energía nuclear consume en el mundo.
Italia en 1987, Bélgica en 1999, Alemania en 2000, decidieron cerrar todas las centrales nucleoeléctricas. 
Austria, Holanda, Polonia y España promulgaron leyes que paralizaron la construcción de nuevos reactores nucleares.
Nueva Zelanda no utiliza reactores para energía desde 1984, decisión a la que habría que sumar aquellas naciones que llevan  más de 35 años sin recibir pedidos de construcción de plantas nucleares, como en Estados Unidos, porque cuesta más la gestión de los residuos radiactivos que la producción de esa energía y, a su vez, porque la energía nucleoeléctrica debe ser subsidiada por el Estado nacional dados los elevados costos y mantenimiento para sostenerla.
64. La CNEA también es una fuente de corrupción subsidiada: “El presupuesto original para el reactor de Atucha I era de 75 millones de dólares. Acabó costando 140 millones de dólares. El reactor de Embalse fue presupuestado en 250 millones de dólares,  el costo final fue de 1.000 millones de dólares. El reactor de Atucha II (aún en construcción) cuando llevaba un 60% de su construcción (año 1988) se estimaba un coste de 1.500 millones de dólares; el coste final se proyectaba más tarde en el orden de 4.500 millones de dólares, es decir, a 7.500 dólares por kilovatio instalado: “la planta nuclear más cara del mundo”. El proyecto cayó en desuso, obras paralizadas, falto de vigencia, reflotado por el gobierno de Kirchner. Especialistas de la energía atómica adelantaron que no debería haberse rehabilitado el viejo proyecto, al haber en la actualidad  otra tecnología. Asociaciones de personal de la actividad nuclear del país objetó la construcción de Atucha II tal como fue anunciada. 
      65-La planta de agua pesada de Arroyito, Neuquén, presupuestada originalmente en 250 millones alcanzó una cifra  final de 1.000 millones de dólares.
    66. La CNEA recibía en 1988, 0,014 dólares por kilovatio de electricidad vendida (cifras Secretaría de Energía). El costo de operar los dos reactores existentes en esos años era de 0,042 dólares por kilovatio. En comparación (antipática) las plantas térmicas e hidroeléctricas dan un coste de 0,03 y 0,027 dólares por kilovatio hora respectivamente.

No hay comentarios:

PARTICIPAR ES MAS QUE VOTAR

DIGAMOS NO A LOS OGM (Organismos Genéticamente Modificados)

7 de Junio de 2010 - Terminemos con la represión policial y la persecución en Andalgalá.

NOTICIOSO AGALON

http://www.agalon.com.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=29:noticioso-agal%C3%B3n&Itemid=4

FENOMENO: MUTANTES EN LA TRAICION Y LA ENTREGA A LAS MEGAMINERAS

SAN MARTIN SE REVUELVE EN SU TUMBA

SAN MARTIN SE REVUELVE EN SU TUMBA
el TRAIDOR A LA PATRIA Gioja cruzó los Andes con una BANDERA DE CANADA
Imágenes del 9º Encuentro Nacional de la UAC
San Juan - 23 al 26 de abril de 2009

BENEFICIOS MINEROS

SOJA HOY = HAMBRE MAÑANA

SOJA HOY = HAMBRE MAÑANA

ESCRACHE A LA ALUMBRERA

Sábado 11 de octubre: Ante la convocatoria de ASANOA se realizó una marcha por el centro de la ciudad. Se realizó un escrache en las puertas de las oficinas de Minera La Alumbrera en Tucumán. Nos sorprendió la adhesión del público que circulaba y se asombraba al enterarse de que La Alumbrera tenía oficinas allí. Luego de más de 40 minutos de cánticos y palabras de denuncia a cargo de los miembros de la asamblea presentes, dos representantes de ASANOA subieron al 6º piso, donde están las oficinas de la minera y entregaron simbólicamente la carta documento que se transcribe más abajo. Para culminar la movilización la asamblea decidió realizar también un escrache al diario La Gaceta de Tucumán, que queda a la vuelta del edificio donde está la minera. Ya que no vienieron a cubrir la nota, se la llevamos a su edificio. Luego de más de 20 minutos de escrache con cantos y palabras "alusivas" y un intento de represión por parte de la seguridad privada del diario, decidieron enviar un periodista a cubrir nuestras declaraciones. Cabe aclarar que este diario no se dignó a cubrir la nota del corte del paso a los camiones de 60 días en los Valles Calchaquíes, pero sí le dió generoso espacio a las declaraciones de los ejecutivos de la minera. (No sabemos qué publicarán, pero NOS DIMOS EL GUSTO DE ESCRACHARLOS) Por prescripción médica, aconsejamos a todas las asambleas realizar acciones similares. Ha sido demostrado que causa una enorme sensación de placer, cosa muy positiva para la salud. Saludos a todos Elizabeth Avila Norberto Costa ASANOA Destinatario Minera La Alumbrera Ltda. L.N.Alem 855 2º piso 1001 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires San Miguel de Tucumán, 11 de octubre de 2008 Sres. Minera Alumbrera Ltda.. Pte. -------Por la presente intimamos a Uds., a que en un plazo perentorio e improbable de 24 horas se abstenga de continuar con su ciclo de explotación, producción y depredación de nuestros recursos naturales. Actividad esta, que sólo trae desolación y desesperanza para los que habitamos estos suelos. Pasivo ambiental que también deben enfrentar las generaciones futuras sin ser arte ni parte.------------------------------------------------------- -------Su desprecio por la vida de los seres vivos y el ambiente, se plasma en una abierta violación a la legislación de fondo vigente. Lo que quedó demostrado con el procesamiento de Julian Rooney en su calidad de gerente comercial y legal y de asuntos corporativos y vicepresidente de la empresa Minera La Alumbrera Ltda.., por ser presunto autor penalmente responsable del delito de contaminación peligrosa para la salud previsto y penado por el art. 55 de la ley 24.051, así lo dijo la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán en la causa "Gonzalez, Juan Antonio s/infracción a la ley 24.051" Expte. De Cámara Nº 47.958/2005. situación que se consumó en el canal de riego conocido como DP2, el mismo, desagua en el Embalse de Río Hondo, en la Provincia de Santiago del Estero.------------------------------------------------------------ -------Nuestra requisitoria tiene fundamento en el Derecho Natural, en el art. 41 de la Constitución Nacional, y en los Tratados Internacionales con jerarquía constitucional (art. 75 inc- 12 CN).----------------------------------------------------------------------------- -------Hacemos reserva de iniciar las acciones administrativas, civiles y penales que correspondan al caso.---------------------------------------------------------------------------- -------Están debidamente notificados e intimados.------------------------------------------- Remitente EL PUEBLO ARGENTINO

¿Te parecen útiles estas acciones de denuncia y escrache a las empresas contaminantes?

CONTAMINACION POLITICA: ASI SE GANAN LAS ELECCIONES





Tambien pueden ver la denuncia de Telenoche Investiga sobre las maniobras durante las elecciones en Formosa:
Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=S5kYrd85dWQ&NR=1
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=_oodAA8EUkI&NR=1

Campaña Nacional de Firmas por el NO a la Minería Química a Cielo Abierto
y la Minería Nuclear en todas sus formas


¡Sumá aquí tu firma a este reclamo!